Calidad de vida en el enfermo renal, ¿es posible?

El estudio de la calidad de vida del individuo es de gran interés, ya que permite al personal sanitario, conocer al ser humano desde una perspectiva más integral, lo cual incluye valores, creencias y percepciones; este conocimiento permitirá realizar intervenciones de acuerdo a las características y situación de la vida por la que esté atravesando.

A menudo de los familiares del paciente, ya sea con IRC o cualquier otra enfermedad, se escuchan expresiones con calificaciones negativas de su comportamiento, tales como se comporta como un niño, se ha vuelto un egoísta, siempre está exigiendo, parece que solo existe su enfermedad, etc. O por el contrario, expresiones positivas, como no permite que digamos que es una enfermedad, da ánimo a los demás, etc. Estas reacciones de los familiares de los pacientes, hacen que se planteen ciertos interrogantes, todos ellos pendientes de respuesta, como pueden ser ¿cuáles son las variables que afectan al bienestar del paciente?, y en definitiva ¿cómo se les puede ayudar a vivir mejor? Para resolver estas cuestiones, se debería de hacer un aporte, y preparar al personal sanitario para la atención de estos, y otros pacientes crónicos.

Es conocido por los pacientes y por sus familiares, las limitaciones nutricionales que existen en la Insuficiencia Renal Crónica (IRC), ya que la función renal se encuentra afectada, ya sea de manera parcial (personas en prediálisis), o de manera total (personas en diálisis), lo que hace que en estas situaciones, se vea comprometida la ingesta de ciertos alimentos; por lo tanto, la dieta es uno de los pilares básicos en la calidad de vida de los enfermos del riñón, por lo que un buen asesoramiento dietético, puede prevenir situaciones de malnutrición en pacientes dializados y cuadros de sobrepeso en pacientes trasplantados de riñón.

La aparición de malnutrición en este tipo de enfermos es muy frecuente, y en su etiología intervienen distintos factores, tanto metabólicos, nutricionales, hormonales, inflamatorios y socioeconómicos, siendo la anorexia que presenta la persona, la más importante. Los pacientes con IRC, y en especial los dializados, poseen un alto riesgo de padecer desnutrición, ya que existe una estrecha relación entre la malnutrición y la reducción de la ingesta diaria. Este deterioro nutricional, suele comenzar antes del tratamiento, posteriormente una vez comenzada la diálisis, el enfermo se encuentra en un estado hipercatalítico, donde se produce una constante pérdida de aminoácidos, proteínas, vitaminas hidrosolubles y otros compuestos bioactivos, haciendo que su salud, corra el riesgo añadido de entrar en una severa malnutrición.

Es imoportante concienciar a los enfermos renales y a sus familiares de los beneficios de estar en manos de buenos profesionales, cuando se atraviesa por una enfermedad de tal envergadura.

 

Extracto de la tesina de Esther de Alvaré Palazón

Calidad de vida en el paciente renal. Guía nutricional para el paciente renal de la Región de Murcia

About these ads
  1. Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: